Feliz Dia, Caracas

Como dicen por alli, mas vale tarde que nunca, y es que también me sumo a la celebración del cumpleaños 440 de nuestra ciudad capital, Caracas.

I love Caracas by Blogo

Con todo lo bueno y lo malo, pero dentro de un valle perfectamente proporcionado, con ese hermoso cerro Avila que es parte de la caraqueñidad, pintado por Cabré y cantado por Ilan (antes de retirarse…la primera vez por lo menos); con un lado de la montaña que da al mar y el otro lado un valle; con los edificios que nos regalaron los maestros arquitectos del pais, desde el Aula Magna de la Universidad Central hasta el Hotel Humboldt, desde el Arco de la Federación al Altolar, de Parque Central a Parque Cristal; con ese regalo que es vivir en una ciudad moderna en la que puedes ver volar gaviotas y loros criollos, donde todavía hay verde por doquier. Una ciudad que es lo suficientemente noble como para aguantar que hayamos contaminado sus rios, una ciudad gobernada por gente que pone policias cada cuadra para cuidar que no saques el carro a la calle si “no te toca”, pero que los guarda de noche porque es como peligroso…por la delincuencia, ya saben.
Con sus motorizados por la autopista, con los niños que pican en la calle con esas camionetotas que son un insulto a la pobreza que vive “del otro lado de la ciudad”; con los buhoneros que venden ETs de peluche en plena autopista; con los malabaristas y juglares en los semáforos. La ciudad donde comparte el mismo cielo ese que sueña con aquel que cobra por los sueños de otros, el que cree en el amor con el que cree en el dinero. La ciudad donde vivimos, soñamos, sufrimos y gozamos, la ciudad donde trabajamos y descansamos. La ciudad de la que añoramos ese clima templado tan sabroso de hace un poco de años, los techos rojos que nunca vimos, el frutero de La Pastora, el Isidoro de Billo Frómeta y de donde son las mujeres bellísimas que canta Guaco. La ciudad de Bolívar (aunque haya nacido en Capaya, según dicen), donde soñó con la libertad “en un patio de granados que siempre estaban en flor”, (como dice la canción de Serenata Guayanesa).
Caracas, te quiero mucho, te despiertes hermosa con un cielo despejado o desarreglada después de una mala noche sin poder dormir. Con todo lo bueno y lo malo que me ha tocado vivir aqui, se que si estoy lejos te voy a extrañar. Porque el que quiere en las buenas, también debe querer en las malas :-)

La imagen es cortesía del Blogo.

¿Quieres compartir esto?

  • luisymary

    Por lo menos esto me da esperanzas; aun existen los optimistas, yo estoy loco pensando en como salir de aqui, para por lo menos intentar vivir, como dberian de vivir los seres humanos, lo unico que echaria de menos seria la serrania del avila. Peor para eso existen las fotos

  • http://veoypienso.blogspot.com/ Martha Beatriz

    Si, amamos y odiamos a Caracas, por eso siempre volvemos :) Allá estaré “sufriéndola” la semana que viene, muchos saludos Guillermo :)

  • waiting

    Yo adoro a mi caracas, esté donde esté. Y este Post me ha llegado a los más ‘ jondo’ Besos.

  • CURRUSA

    WoW!
    Qué hermoso post!
    No estará escrito en prosa, pero para mi es como un poema a la Sultana del Ávila!

    Saludos!!! ;-)

  • Guillermo Amador

    Gracias! En realidad para que un poema sea tal, solo tiene que estar escrito amando a quien se le escribe, y yo a Caracas la adoro! :-)

  • Pingback: el modulor — Carta para Soda Stereo

  • Pingback: el modulor » ¡Feliz 443 cumpleaños Caracas!

  • Pingback: el modulor » ¡Feliz cumpleaños 444 Caracas!